Bares especializados en quesos

Poncelet Cheese Bar, en Madrid

El pasado mes de Junio abrió las puertas en Madrid, un espacio único en España PONCELET CHEESE BAR, donde el protagonista es este delicioso producto.

Está en un local de más de 700 metros cuadrados con decoración muy moderna y agradable dividido en varios espacios. A la entrada una barra pequeña con su carta propia para desayunar sano a base de lácteos como yogures, requesones, quesos frescos, cuajadas y leches de vaca, oveja, cabra y búfala, o bien para un picoteo ligero. Un poco más allá, un pasillo con mesas que da paso a un espacioso comedor que cuenta en un lateral con un espectacular jardín vertical de unos 30 metros cuadrados y con más de mil plantas. Al fondo de ese comedor, la barra de quesos, respaldada por la gran cámara acristalada donde se conservan nada menos que 146 tipos diferentes de quesos de todas las regiones españolas y de otros ocho países europeos.

Los especialistas preparan y cortan esos quesos delante de los clientes mientras explican sus características. Cada uno elige los que quiere, siempre servidos en tablas de al menos tres tipos diferentes, o bien opta por algunas de las tablas ya establecidas que se ofrecen en la carta. La mayor parte son de leche cruda, por los que se apuesta de manera clara.

Además de la zona de barras y mesas, en la planta superior se encuentra “la biblioteca”, un espacio en el que se rendirá culto al queso con una amplia colección de libros sobre el tema y en el que se realizarán diferentes eventos: conferencias, catas, charlas, presentaciones… a cargo de expertos, de productores o de afinadores. Todo pensando en dar a conocer la gran tradición quesera de España y convertirse en una referencia en el sector quesero internacional.

Cavas de maduración del milk bar Meierei, en Viena

En Viena hay otro lugar muy peculiar donde los lácteos son protagonistas, “Meierei” un milk bar. En este caso en la barra de bar, además de vender bandejas de quesos, se ofrece un surtido de cócteles de leche, exiguos en alcohol, que se elaboran con seis tipos a elegir, leche de vaca, de cabra, de oveja, de coco, de arroz y de soja, a gusto de los clientes.

El chef Heinz Reitbauer, propietario del restaurante Steirereck en Viena (dos estrellas Michelin y puesto 22 en la lista The Fifty Best de Restaurant Magazine), montó este bar de quesos y de leche, que siempre está lleno, en los bajos de su elegante local hace siete años, concretamente en 2005. Justo en un lugar donde anteriormente se hallaba una antigua vaquería y lechería, a la entrada de un parque.

La casa dispone de cámaras de maduración a la vista a 11º C donde descansan 120 tipos de quesos europeos procedentes de 13 países – de pasta blanda, prensada o enmohecida – sin olvidar varios españoles. Piezas en su mayoría de leche cruda lo que les aporta enorme intensidad sápida.

Fuentes:

Cheese Bar en Madrid: Artículo de Carlos Maribona, crítico gastronómico del periódico ABC

Milk bar en Viena:  Artículo de José Carlos Capel, crítico gastronómico de El País

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: